En tierra de nadie

Image:En tierra de nadie
01. oct, 2018 Escrito por: Matthias Mayr
COMPARTE ESTA PáGINA

 

Photo: Johannes Aitzetmüller

Ahora

En los últimos diez minutos el viento iba intensificando su fuerza. Mi cometa de 10,5 metros cuadrados resultó ser demasiado grande para esta intensidad, por lo que cada vez iba despegándome del suelo, mientras la fuerza del viento aumentaba. A pesar de esto, viajo muy rápido por lo que no me preocupo demasiado, prosigo tranquilamente. De repente mi trapecio de escalada se soltó, probablemente se abrió debido a cambios en las inclinaciones de la cometa. Ahora la cometa se sujeta sólo por la cintura de mi mochila. Por suerte la mochila con su sistema de colchón de aire es lo suficientemente fuerte, pero es cierto que ahora no puedo controlar de forma efectiva la cometa. Por esto quise abrochar la hebilla en mi trapecio. Cuando de repente me encontré en el aire…

4 meses atrás

Llevo en el agua más de seis horas. Aquí en Tarifa, en la ciudad más austral de Europa, que representa el punto de encuentro de cometas más famoso de la zona. A mediados del mes de julio es de 30 grados Celsius, sin embargo el agua del océano Atlántico está sólo a 18 grados. Creo haber tragado en las últimas horas más agua salada que durante toda mi vida. Pero lo estoy disfrutando, ya que soy un amante del mar y las fuerzas de la naturaleza. Estoy sujeto a la cometa que me lleva por encima del agua, perdí la tabla unos cientos de metros atrás. Nunca nadie dijo que practicar cometa en estas condiciones fuese sencillo. El viento que sopla aquí es conocido como el levante. Es famoso por sus fuertes ráfagas. En estos momentos sopla con una intensidad de 40 nudos. Dicen que si eres capaz de practicar cometa aquí eres capaz de hacerlo en cualquier lugar. A pesar de esto tengo un pequeño problema: nunca antes había practicado cometa. Este es mi segundo día y no sé si soy el más eficiente aprendiendo el sistema en su totalidad. Pero no me rindo. Estuve en el agua hasta la caída del sol.

La motivación es la clave del éxito. Es cierto que hay que entrenar mucho y prepararse, pero al final es tu cabeza la que ayuda en situaciones extremas. Por esto es importante la fuerza mental, basada en la motivación. Tenemos una meta muy clara: nos vamos a la Antártida, donde caminaremos y ascenderemos por sus montañas más altas, desde las que descenderemos esquiando. En estos momentos, julio de 2017, parece una fecha imposible, ya que en el Polo Sur las condiciones meteorológicas son imprevisibles. En los últimos dos años me he demostrado a mi mismo que “imposible” es sólo una palabra. Esquiar en la isla de Onekotan y descender desde la montaña Pobeda en Siberia del norte me llenan de una combinación de confianza, experiencia y conocimiento. Ahora mismo queremos aplicar nuestros conocimientos a la más exigente de las misiones. Los montes Ellsworth cuentan con los picos más elevados de toda la Antártida midiendo casi 4.900 metros. La temperatura oscila entre los –20 y -50 grados Celsius ¡En verano! ¿Por qué tuvimos que aprender a practicar cometa antes de nuestro viaje a la Antártida? Uno de los retos más importantes de esta aventura son las distancias largas que debemos atravesar. Por supuesto allí no hay civilización alguna. Solamente hielo, nieve, rocas… Siendo este el continente con más viento del planeta, el cometa se convierte en una buena opción para desplazarse. Esto no es nada nuevo, ya que multitud de aventureros se han desplazado por la Antártida de esta forma.

Julio de 2017

En algo más de una semana en Tarifa aprendí a practicar cometa sobre el agua, que se supone más difícil que sobre la nieve. Lo que significa que debía estar preparado para nuestra aventura. Es cierto que nos esperan muchos otros retos. ¡Para mí el más importante es el frío! Recuerdo bien como niño, cuando veía los documentales en televisión, que me quedaba horrorizado al ver a los aventureros con sus dedos de manos y pies congelados. Entonces me dije que nunca visitaría la Antártida. Hay cosas que cambian y ahora, tras una década como esquiador libre profesional, voy a una expedición al punto más extremo del planeta. Ahí vamos a ir descubriendo con mis colegas dónde están nuestros límites. Aún nadie se había adentrado en la Antártida para descender esquiando desde la cima de sus montañas. Sólo hace 107 años que las primeras personas pisaron el Polo Sur, conseguido por Roald Amundsen y los miembros de su equipo.

En Siberia disponíamos de unas fantásticas botas que los nómadas del lugar utilizan a unas temperaturas extremadamente bajas, que pueden llegar a -68 grados Celsius. Con estas nos mantendremos calientes también en la Antártida. El equipo se compone también por el camarógrafo Johannes y Hauni, mi antiguo compañero con el que siempre he realizado todas estas locas aventuras. Se trata de un equipo pequeño, lo que supone menos posibilidad de fallo y menos dificultad.

“Aun así, será possible esquiar aquí?”

Noviembre de 2017

¿Habéis visto alguna vez un avión Ilyushin 76? ¡Deberíais, vale la pena! Incluso es mejor volar con él, estamos sentados en este particular avión fabricado en Rusia para utilizarlo en condiciones árticas. Está adaptado para realizer aterrizajes en hielo y nieve. Bajo la cabina de vuelo se encuentra una cámara acristalada donde va sentado uno de los miembros de la tripulación que va observando el suelo. Cuando estás aterrizando en un continente formado por 20 millones de kilómetros cuadrados blancos (hablamos de la Antártida, no de Rusia) necesitas a alguien que te informe cuándo tocarás suelo.

Estamos sentados en el avión con otros cincuenta aventureros que quieren alcanzar el Polo Sur de una u otra forma y llegar a la Antártida. Algunos subirán al Monte Vinson, otros al Seven Summits. Ninguno tiene intención de esquiar, pero nosotros preferimos no hablar de nuestros planes. Aunque es cierto que a primera vista se nos nota que somos un poco diferentes al resto. Todos los demás llevan puestos unas botas gruesas mientras nosotros llevamos botas de esquí. ¿Estamos locos? Aún no lo sé. Lo único que sé es que mis botas de esquí son dos números más grandes de lo que deberían, lo que se supone que debe evitar el congelamiento de los dedos de mis pies. Junto a nosotros van también aquellas botas de Siberia, así que creo que estaremos a salvo. Tengo la sensación de que parecemos niños. Vamos equipados con una colorida y pintoresca vestimenta para esquiar. Yo llevo conmigo también un nórdico y un par de pantalones llenos de plumón, pero no dispongo de ningún paquete particular para expediciones. Sabemos que nuestro equipamiento será el adecuado para las condiciones antárticas.

5 horas más tarde,

estamos de pie sobre otro planeta. Alrededor nuestro hay hielo y sopla un viento frío. En su conjunto, todo es un espacio vacío. Cuando el avión abandona el lugar predomina el silencio total. Llevamos 15 meses preparándonos para todo esto. Ya estamos aquí. Increíble. Pero seguimos preguntándonos lo mismo, ¿seremos capaces de esquiar aquí?

3 días más tarde

abandonamos el campamento base, donde nos reunimos todos los aventureros. Antes de que cada uno se disponga a alcanzar su destino. Pero entre nosotros y ellos existe una gran diferencia. La mayoría de ellos van a adentrarse con una pequeña avioneta. Nosotros no – iremos andando, cargando tras nosotros nuestros propios trineos, donde irán colocados más de 100 kilogramos de equipamiento, comida, combustible, etc. Nos hemos dirigido directamente hacia las montañas. Las vemos y no parecen estar muy cerca. Pero con un trineo de 100 kilogramos nada resulta estar cerca. Con un aire seco y limpio todo parece más cercano a lo que está en realidad. Además no hay árboles ni casas que pudieran ser nuestros puntos de referencia.

9 días después

La semana tras nosotros ha sido muy intensa. Caminando en el frío no sientes nada, pero cuando te detienes tienes la sensación de que te vas a quedar congelado en ese mismo lugar. Y todavía no hemos ni utilizado las cometas, ya que hasta el momento no ha habido viento. Esto es algo muy inusual en la Antártida, pero parece que es justo lo que está ocurriendo. Nos dimos cuenta de que en las montañas de la Antártida muchas cosas son diferentes. El tiempo es muy imprevisible.

„Imposible“ es sólo una palabra

Ahora

¡Demonios! Mi cometa fue arrastrada por una fuerte ráfaga de viento que me levantó por los aires. Quise proteger mi espalda que resultó dañada hace seis meses. Entonces toqué el suelo. Todo a mi alrededor era blanco absoluto. Pasé junto a mis trineos tan rápido como un tren. La cometa aún se mantiene en el aire y me va desplazando por la nieve. Por suerte no hay ningún árbol contra el que poder chocar. Todo esto debo solucionarlo cuanto antes…

Si queréis saber cómo termina la historia tendréis que ver la película En Tierra de Nadie, que se estrenará en los cines en otoño de 2018.

RIPSTICK 116

El mayor y peor asesino de montaña ha vuelto y no le importa a quién se lleve por delante. Diseñado para nuestros atletas e impulsado por los mejores del mundo, el Ripstick 116 asaltará los más empinados y los más profundos de la manera más temeraria.

Seguir leyendo

La puerta abierta
03. sep, 2018 | Glen Plake

La puerta abierta

Toda mi vida ha sido una mezcla entre esquí y mecánica. Llevo esquiando desde que cumplí dos años y en mi infancia pasé mucho tiempo en el taller de mi abuelo y de mi tío. A los siete años tuve mi primera caja de herramientas. Toda mi infancia estuve seguro de que acabaría siendo mecánico como mi abuelo y mi tío. La idea de vivir del esquí surgió en mi adolescencia.

Seguir leyendo
Big Red
16. abr, 2018 | Glen Plake

Big Red

Durante años hemos tenido distintos medios de transporte, remolques y auto caravanas que hemos usado para varios viajes, promociones y/o espacios habitables.

Seguir leyendo
AMA A TUS ESQUÍS
06. abr, 2018 | Martin Tekše

AMA A TUS ESQUÍS

Empieza con esta famosa pregunta: Qué hay en la caja? Hablando metafóricamente, por supuesto. Los Elan, no vienen en una caja.

Seguir leyendo
Ver todas las noticias
La entrada de sus datos personales durante el proceso de pedido y pago está asegurada por una codificación SSL. Ninguna persona ajena puede ver los datos entrados por usted. Utilizamos para la transmisión asegurada de los datos la tecnología moderna de 128 bits.
 
Bienvenido en la página web de e-shop-direct.com, el socio oficial y la tienda en línea den elan.

Usted compra todas las mercancías en esta tienda de la Arendicom GmbH. La Arendicom GmbH será su parte contractual y le hace la factura. Para obtener más informaciones sobre el sistema lea las indicaciones en el punto de menú 'Sobre e-shop-direct.com'. Hemos escogido para usted el siguiente país: Si éste no es correcto elija otro país. Confirme haciendo clic en Adelante.

Reduction reason0

Reduction reason0

NRC