JAPÓN, NOS VEMOS

Image:JAPÓN, NOS VEMOS
03. Dec, 2018 Escrito por: Bine Žalohar
COMPARTE ESTA PáGINA

 

"Cuando el primer día inspiré profundamente la nieve en polvo por accidente, me dolieron los pulmones. Tuve que detenerme para toser y volver a ponerme la máscara medio congelada", así sería de algún modo el recuerdo de la primera mañana después de llegar a Niseko, donde literalmente me hundía en la nieve en polvo de Asia oriental en Miharashi. Los primeros giros y saltos fueron torpes, ya que esta mañana acababa de recibir los esquís del taller. Solo para el montaje pagué 50 euros. Las fijaciones de los esquís de 116 se encuentran montadas a 2,‍‍5 centímetros por delante del centro. Ya he hecho esto un par de veces en temporadas anteriores, pero me sentí como un tonto en los largos giros luego de un largo viaje. "De alguna manera no fluye, no me duelen las rodillas, porque no me tengo que echar hacia atrás como de costumbre", me dije. "Es más rápido, aunque no es empinado". Cada tanto sentía alguna rama de bambú que no me molestaba al esquiar a través de la blancura y el bosque de abedules, y al mismo tiempo me hipnotizaba. "Tengo más frío que en casa, Eslovenia", y pensaba en el año pasado en Elbrus, cuando con la gente de Jezersko nos congelamos, aunque el clima estaba bien. Cuánto mejor se siente mi cuerpo en la suavidad japonesa que en el hielo ruso. Durante los cinco meses de trabajo en Niseko, donde trabajé como guía de freeride e instructor de esquí, tuve cinco de esos días que recordaré toda la vida. Cuatro días sin sol, en los que literalmente quité la nieve y esquié a través de túneles de livianos copos de nieve que, al entrar en contacto, vuelan alto sobre los hombros hacia la fría atmósfera de Hokkaido y un día de sol, de aquellos bellos. Un día frío y corto en las pistas Shiribetsu con Leon, el director de la escuela para la que trabajé, Luka, un viejo amigo y una leyenda del skate y el snowboard esloveno y Lena, una competidora de los tiempos del slopestyle y el ingenioso Roxy.

Niseko en sí es un poco aburrido, sobrecargado de turistas de Australia, Singapur y de Hong Kong con un equipo de última generación y un conocimiento de esquí por debajo del promedio. Especialmente fuera de la puerta (gate - puerta de entrada desde la pista acondicionada a la zona libre) a su ignorancia sobre la montaña se intensificaba. Con alguna inversión en instalaciones e infraestructura, esta estación de esquí podría ser uno de los centros de esquí del mundo en la próxima década. Pero las obras de construcción actuales parecen centrarse sólo en la construcción de al menos cinco nuevos hoteles y un tren de alta velocidad, para unir Niseko con Sapporo en 2022. Y sin embargo Niseko es considerada una de las estaciones de esquí del mundo.

En la oferta turística para esta zona está también el funcionamiento del sobrevaluado cat skiing en las áreas Chisenupuri, Weismountain y Iwanai. Las pistas de esquí abandonadas se adaptan a la oferta especial para aquellos con bastantes billetes. A solo media hora de distancia hay terrenos más interesantes. Para los freeriders son accesibles a dos horas de una subida relativamente ligera, ocultas en la línea de cumbres entre Chisei y Raiden. Io y Nitto ofrecen algunas bajadas empinadas, cortas y dulces, el Bowle del Norte sobre Rankoshi está casi siempre intacta, y los terrenos de Soupcurry Bowle y el Kutchan Bowle son lúdicos, cuando las nubes están demasiado bajas para el esquí a más de 800 metros sobre el nivel del mar.

Como me gusta explorar, con la ayuda de Cvetko Podlogar, un guía de montaña de 60 años con raíces en Bled y apariencia juvenil, pronto experimenté el terreno en las estaciones cercanas de Rusutsu, Kiroro y Tomakomai que a mí, como estaciones de esquí, no me impresionaron. Pero descubrí la extraordinaria calidad de la nieve y la pendiente en las laderas Shiribetsu sobre Rusutsu, algunas hermosas zonas por debajo de la cima del Monte Yoichi y el salto sobre el acantilado al crá‍‍ter del volcán Yotei. Para el ascenso del volcán se necesitan más de tres horas de tozudez de Gorenjska, casi cinco horas de caminata europea y de siete a ocho horas de paseo australiano. Por supuesto, en un buen día, cuando las temperaturas son superiores a los -10 grados. La subida vale el sueldo de un guía como Cvetko que encontrará cráteres con nieve virgen en un día cuando haya en el volcán más de 300 visitantes.


Dieta de pescado y templos

Kutchan, la ciudad más grande antes de Niseko ya estaba cubierta con una gruesa capa de nieve en diciembre. Las cabañas cuadradas conectadas a la instalación eléctrica permanecen ocultas para los visitantes hasta mediados de marzo. En la ciudad se esconden unos buenos restaurantes locales, una pista de patinaje, un bar de karaoke y Homec, un comercio en el cual en un solo lugar es posible comprar comida, ropa, lubricantes para los esquís, una cocina y bicicleta. Además de Kutchan es interesante Otaru, donde en Yoichi destilan su whisky. Beber esto no es recomendable antes de surfear las olas de la costa de Otaru. "El próximo invierno me traigo el traje de neopreno y la tabla", me repito, cada vez que observo las olas agradables y no demasiado pesadas.

Cuando llegué a Otaru después de uno de los cortos viajes por Japón, los trenes quedaron atascados por el peligro de avalanchas. Así que con Leon y Nick aterrizamos hambrientos en el mejor "All you can eat meat grill" de la ciudad, que se encuentra junto al mejor "Sushi Train" de la ciudad. En las tiendas y restaurantes, además de sabrosos pescados, encontré todo o algo similar a lo que encuentro en nuestras tiendas locales llamadas Mercator. Allí el Mercator fue reemplazado por el Lawson.

La arquitectura de Hokkaido contrasta con la construcción tradicional japonesa de los templos que visitamos con Ana en Kyoto, Osaka y Nari. Además del estilo occidental de construcción en Niseko y algunos Ryokan muy bellos, los edificios se colocan uno cerca del otro como piezas de Lego y forman una imagen interesante, a veces impactante. A pesar del caos, sin embargo, con un Toyota alquilado, cuyo chasis fricciona con el hielo, pero sin complicaciones, encontré el camino hacia la cadena de volcanes de Daisetsuzan.

Los peligros de Hokkaido central

Finales de febrero. A pesar de la predicción de un anticiclón de Siberia con vientos huracanados a mí, un verdadero tozudo de Gorenjska, no me disuadió de la visita planeada a la estación de esquí Furano y Asahi-dake, que es la montaña más alta de Hokkaido. Después de casi siete horas de conducción por carreteras cubiertas de nieve el cacharro nos llevó hasta la cabaña de Gufo, en el que nos metimos merecidamente bajo una manta caliente y nos despertamos a la mañana siguiente en condiciones mucho peores: nieve, viento y visibilidad cero. Queríamos esquiar en Furan. De hecho con el ajuste del limpiaparabrisas más rápido apenas hice un viaje de diez minutos para el onsen cercano, donde cada uno en su sector (hombres y mujeres por separado) se calentó en las piscinas de azufre. Al día siguiente visitamos la estación de esquí Asahi-daka por primera vez. La góndola te lleva de los 1100 a los 1600 metros aproximadamente. Desde allí hay dos "pistas" anchas como un Snowcat hasta el valle. Entonces comenzó la diversión en la nube. Apenas podía ver las puntas de mis Ripstick, y mucho menos ver el desconocido terreno y evaluar los potenciales peligros de la nieve nueva. En Niseko, por la ubicación del Anupuri, no fui testigo de grandes avalanchas durante la temporada. Solo corté algunas superficies más pequeñas, de modo que los clientes tuvieran menos trabajo agobiante durante el paso por las cornisas de nieve. En Asahi-dake el terreno es más abierto y por lo tanto más expuesto a la intemperie, lo que en condiciones de mala visibilidad y 20 centímetros de nieve que ha sido soplada constituye un alto riesgo de avalanchas. Entonces con un grupo de lugareños, en su mayoría tablistas, que son más populares allí que aquí, nos trasladamos de alguna manera a las áreas forestales de Asahi. Pero también había pocas avalanchas entre los árboles, pero por suerte no hubo una grande. El remedio en tales condiciones suele ser la velocidad, a la que, sin embargo, no me atreví con esta visibilidad.

Al día siguiente se repitió una película similar en el terreno inestable de Furan. Los lados del noreste eran suaves, acogedores y parecían terciopelo a la luz del sol que se filtraba a través de las nubes y la nieve. Incluso con nubes delgadas nevaba. ¿Y por qué no? La "última" recorrida de la tarde tuvo nuevamente un escenario catastrófico. La nieve nueva que fue traída por el viento del oeste en la base de hielo de la vertiente sur con una inclinación de 35-40 grados y su finalización en el foso del arroyo. La avalancha ya pasó por aquí. Noté una corona de 15-20 metros de ancho y un alud unos 300 metros más abajo. Por encima de la grieta, al menos 8-10 metros de nieve en nuestro camino hacia la frontera del bosque, que detenía el peligro. Por la inclinación sobre nosotros no pudimos regresar, así que decidí advertir a Ana sobre el peligro que seguía. Decidí esquiar rápidamente de manera inclinada para que el resto de la nieve que no se desprendiera ni se deslizara a mis espaldas, y buscaría protección en la cresta del otro lado. Hago lo que tengo que hacer con el peligro según lo planeado, luego sigue la presión de Ana sobre una placa más pequeña que no representaba mucho peligro y nos salvamos de la primera parte del descenso. Esquiar por el camino de la avalancha definitivamente no fue el destello de un día excelente en Furan. Ahora seguros y con una nueva experiencia, el cuarto día disfrutamos de un Asahi-dake casi soleado en la excursión a los manantiales y la captura de la nieve en polvo en las quebradas del suroeste.

El sabor del mar japonés

Al final quería describir el descenso a lo largo del foso oriental Rishiri-zan. Un deseo que tenía antes de irme de Eslovenia. Rishiri es una isla al noroeste de Japón y tiene forma de cono por su origen volcánico. La montaña flotante de 1721 metros de altura ya me atrajo por los testimonios de Lena, Aaron y Cvetko. Para el final de la temporada quise practicar esquí técnico con una combinación de freeride. Siete días antes de volver a casa, apareció una ventana con buen tiempo. El pronóstico mostró tres días soleados. Al final resultó que el pronóstico para esta isla no era confiable, porque el clima cambia muy rápido. A pesar de esto nos encontramos con Leon, Hidde, Sam y Stefan y el primer día tuvimos un poco de suerte con 15 centímetros de nieve suave en una base de hielo, cuando esquiábamos el tramo al este de aproximadamente a 500 metros por debajo de la cumbre. Al día siguiente nos vimos obligados a pasar el día en la base. Aprovechamos la lluvia y la nieve para dar un paseo de 60 kilómetros alrededor de la isla. El clima cambió rápidamente y mostró un clima favorable para el último día de nuestra estadía. Por la mañana según la propuesta de Toshiyi Watanabi, un guía de montaña local que conoce cada rincón de la montaña, era iniciar la caminata a las cuatro de la mañana por una parte relativamente plana de la cresta norte donde a las nueve decidimos dar la vuelta. La base de hielo en la cresta y el viento extremadamente fuerte que me empujaba hasta un metro con los esquís en la mochila fueron razón suficiente para dejar para el año siguiente la cumbre y las pendientes escarpadas sembradas de dientes rocosos, crestas y saltos. Sin decir una palabra y con un sabor amargo viraba en la nieve que había en abundancia en las crestas, y me entregué al día soleado en la montaña que flota en el mar japonés. "Volveré", murmuré mientras fotografiaba el paisaje a mi alrededor.

TOTALMENTE NEGROS
20. Nov, 2018 | Gregor Šket

TOTALMENTE NEGROS

Elan presenta tres modelos de esquís que llevan la marca Black Edition. Estas versiones especiales de los esquís Delight, Amphibio y Ripstick son la encarnación de la elegancia, la exclusividad y la excelencia. Además, en términos de tecnología y diseño, incorporan una combinación de la tradición, la innovación y la visión de futuro.

Seguir leyendo
ASUNTO DE BELLEZA
12. Nov, 2018 | Gregor Šket

ASUNTO DE BELLEZA

Un esquí en esencia es una herramienta con impresionante capacidad, resiliencia y adaptabilidad. Pero también es mucho más que eso. También es un asunto de belleza, un híbrido entre el lienzo de un pintor y una escultura. Su forma, líneas y el diseño visual combinan para crear una figura única. La serie de edición limitada de los esquís para mujeres Elan tiene la firma de cuatro mujeres únicas que han llegado a la cima en sus respectivos campos.

Seguir leyendo
Un buen año
25. Oct, 2018 | Elan

Un buen año

2018 fue un buen año para los productos Elan. Los esquís Elan ganaron casi 50 premios importantes en todo el mundo.

Seguir leyendo
Ver todas las noticias
The entering of personal data during the order and payment procedures is being secured by an SSL-encryption. Outsiders are unable to view the data you enter, since we use a modern 128-bit-technology to provide a secure Transmission.
 

Reduction reason0

Reduction reason0

NRC